Que no se olviden en la tierra - Plumas de Angel
15545
post-template-default,single,single-post,postid-15545,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive

Que no se olviden en la tierra

Que no se olviden en la tierra

 

Por Noemi HN.

En muchos ámbitos se habla de la importancia de “adaptarse al cambio”, tanto, que hasta olvidas el “antes de”. Sin embargo, hay cambios que te dejan una huella permanente. Como es el caso de la pérdida repentina de un bebé, con la ilusión y felicidad que inundaban tu corazón y mente.

En septiembre de 2017, cuando me dieron de alta del hospital, me enteré por medio del médico prenatal que existía un grupo en Monterrey llamado “Plumas de Ángel” y que podría serme de ayuda. Lo busqué en Facebook (como muchos hacemos) y me puse en contacto. Para mi sorpresa, vi que el 14 de octubre de ese mismo año, estaba organizada una misa y una caminata para recordar a todos aquellos bebés que se han ido cielo. Justo entonces, se cumpliría un mes de la partida de mi pequeña Sara.

La experiencia fue muy conmovedora, pues si bien no se cura la herida, una se da cuenta de que hay más personas que han pasado por esta prueba, y que en conjunto, nos podemos entender verdaderamente. Que no siempre son necesarias las palabras, pues nuestros rostros se expresan por sí solos.

A un año de la partida de mi pequeña, sigo en contacto con “Plumas de Ángel”, esperando poder unir a más familias y extender la importancia de este tipo de duelo, para que no sea escondido. Además, para sensibilizar a nuestros familiares, amigos y médicos, a que realmente muestren unión y respeto por nuestros hijos, que se abren camino en el cielo y no por eso se olviden en la Tierra.