Empezar de nuevo - Plumas de Angel
15617
post-template-default,single,single-post,postid-15617,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive

Empezar de nuevo

Empezar de nuevo

Por Laura Rocha y Armando Salinas 

Nosotros somos Laura Rocha y Armando Salinas, queremos compartirles un testimonio muy especial para nosotros, en relación a un regalo de vida que se nos concedió a través de nuestra hija Fátima, quien ahora es un ángel en el cielo, que desde ahí nos acompaña y bendice.

En el 2016 tuvimos la gran bendición de convertirnos en padres por primera vez, como un regalo de parte de Dios. Tuvimos algunas dificultades de salud, edad y condiciones de vida, pero con mucha fe, se nos concedió el anhelo de ser padres.

Fátima llegó a nuestras vidas en julio de 2017, prematura, en la semana 36 y con un don extra de amor llamado Trisomía 21 y derivado de ello, una cardiopatía congénita.

Vivió durante su vida con un intenso amor, 4 meses y 5 días, luchando, amando y sonriendo ante las adversidades que se presentan cuando vives en un hospital durante 3 meses y medio. Posteriormente se fue al cielo.

Hoy agradecemos su vida, haberla amado, conocido y sentirnos amados a través de ella. Sabemos que Dios la creó para Él, y en su infinita misericordia nos la prestó, para que experimentáramos la dicha y el amor infinito que significa ser padres.

En los primeros 3 meses intensivos de hospital, tuvimos experiencias enriquecedoras de amor: aún y con el tubo respiratorio después de su cirugía de corazón, ella sonreía, amaba y transmitía una paz impresionante que solo puede ser de un ángel de Dios. Posterior a ello, logramos llevarla a casa durante 26 días. Ella requería cuidados especiales y medicamentos, pero sobretodo nuestra cercanía en el amor

Ante la situación en que nos encontrábamos, fue mi decisión renunciar a una etapa laboral de 19 años, en una empresa en la cual me desarrolle personal y profesionalmente. Deseaba fortalecer mi parte maternal con mi hija y ahora que ella se ha ido al cielo, me corresponde entender los caminos misteriosos que te llevan a alejarte de aquellas cosas que ya no te enriquecen, o ya no corresponden a tu vida.

Empezamos de nuevo, siempre buscando llevar a cabo la misión que tenemos encomendada, y decidimos emprender un negocio de bautizos. Este nos ha ayudado a través de cada niño que vestimos, a ver y vestir a nuestra hija; en cada niño que nos sonríe, verla sonreír y amarla a través de ellos.

Tenemos una misión especial, nuestro compromiso de orar por ellos para que permanezcan y sean felices en el camino de Dios.

Hoy que estás leyendo este texto, que quizás tengas un ángel en el cielo, queremos abrazarte en la esperanza, que sepas que siempre hay algo mejor que se nos va a acomodar en el camino de Dios.

Finalmente, el cielo está impregnado de la presencia de Dios (es lo mejor que nos puede pasar) y que no hay mejor lugar para que nuestros hijos permanezcan, ya que siempre veremos por su felicidad.

Los tenemos en nuestras oraciones y les pedimos que nos acompañen a unirse con nosotros en esta gran misión de vida, visitando y recomendando nuestra página y nuestra tienda “Pía Caterina”, en Colinas de San Jerónimo, Monterrey.